Tienda Motoristas.com
            Fecosauto                 https://www.AUTOdoc.Es                 https://buenosybaratos.es/    
Resultados 1 al 6 de 6

Tema: Las Enseñanzas del Venerable Maestro TC.

  1. #1
    terraxaman
    Fisgón

    Las Enseñanzas del Venerable Maestro TC.

    LAS ENSEÑANZAS DEL VM MAESTRO TC.

    -Lamento no haber sabido colocar las fotillos que acompañaban el reportaje, espero que Fazer, Nina o cualquier otro compañero, me indiquen como lo podría hacer para que las veáis-

    Conocí al Muy Venerable Maestro TC, hace ya algunos años, con motivo de un viaje al Japón, acompañando a un equipillo de enduro de la comarca que por aquel entonces competía con cierta dignidad, en el campeonato del mundo de TT. Como yo era – y soy - un paquete con la moto, fui de corresponsal “free lanze”, es decir yo me lo pagaba todo, pero podría encargarme de las “fotillas”, de intérprete de inglés, de las relaciones públicas, de chico de los recados, de llevar los neumáticos, del aprieta aquí, sujeta por allá, etc. Ah!, y de escribir una croniquilla para el diario local de Tocaelscollons al Marquès, pero eso sí, podría compartir el cuarto del hotel “baratillo” con ellos...y si había farra... pues uno más...
    El campeonato japonés fue un desastre de resultados deportivos, pero también económicos, nos costo un “huevo y la yema del otro” pero allí estuvimos, paseando con orgullo “la barretina i les quatre butifarres” –signos de identidad patria- por esos mundos de Dios.
    No, no os preocupéis, no os narraré las peripecias de aquella aciaga campaña por las tierras del Sol Naciente, baste con decir que en la clasificación final por puntos quedamos en 27ª posición, de los 38 equipos inscritos, podía haber sido peor?...
    Pero de aquellos maravillosos días quedó la semilla de una amistad profunda con el flamante campeón de motocross de 250, que hoy es el Maestro TC, y que curiosamente, corría con una Ossa y no con una japonesa, eso vendría después...
    TC marcó un hito en la historia del Motocross japonés, aunque en Europa no fuera nada conocido, y me atrevería a decir mundial, sus saltos en carrera eran espectaculares y espeluznantes, he de recordaros que por entonces, aún no se había inventado el free style que hoy llena los pabellones de tantas ciudades. Sus ejercicios de entrenamiento increíbles, peculiares e inimitables:
    Fue una sorpresa para mi, descubrir que además de un portentoso y sin igual campeón, que tened por seguro hubiera podido serlo del mundo, era además un jovencísimo Maestro Zen de la Secta Rianzai.
    La aventura de la competición a la que se entregó sin reservas desde la adolescencia, siguiendo instrucciones de sus superiores que lo utilizaron descaradamente con el objeto de recaudar dinero para su orden, se le acabaría sólo una par de años después, una vez conseguidos los mejores resultados que se podían obtener en el continente asiático, puesto que se retiraría, desdeñando ofertas suculentas de todas las marcas japonesas y algunas de europeas que le ofrecieron fantásticos contratos por dar el paso al nivel internacional, incluso le plantearon participar en las primeras ediciones del ya legendario París Dakar, a todo ello, como vengo diciendo, renunció para dedicarse a su verdadera vocación, recluirse en su monasterio, cuidar de Koan un tigre de bengala de unos 200 Kg, y su familia 5 tigres mas, y transmitir todo lo que la vida y la moto le habían enseñado.
    La primera vez que me reuní con él, en su templo “La Pagoda de Oro”, hablamos de todo, especialmente de carreras, de TT, de Motocross, del Trial que empezaba a ser conocido en Japón, ... pero lo que de verdad me fascinó entonces y me sigue fascinando aún, fue su muy especial manera de entender el mundo y en particular todo lo que tenía que ver con el ir en moto.
    Hablamos muchas veces más en aquellos días, y desde entonces, siempre que puedo –muy de tanto en tanto, es verdad - voy a verle a diversas partes del mundo, allí donde el destino le lleva en su tarea.
    Años más tarde, prefería llevarnos a dar una vueltecita por los alrededores de Kyoto, de Lhassa, de Bankog, Seúl, o donde fuera que residiera por entonces, con la rutilante Dominator que conservaba siempre en perfecto estado, regalillo de la casa Honda, como presente por el único título continental asiático conseguido para ellos.
    Aunque no lograron que siguiera corriendo, el “regalo”, un auténtico privilegio para un monje, le permitiría, con el paso de los años, disponer de un vehículo propio y seguir practicando su afición de juventud.
    Me gustaría hablaros de su vida, de su infancia y juventud, de sus juegos y de su aprendizaje como monje budista allí en Vietnam, de su coraje en la defensa de los derechos humanos, y de su profundo amor por la naturaleza, de su sincera y correspondida amistad con los tigres y, sobre todo de sus hazañas en moto por escenarios increíbles ya lejos de los circuitos que lo han convertido en una leyenda viva, allí en el sudeste asiático. Afortunadamente, muchas de esas hazañas, las guardo por escrito y bien documentadas, pues a lo largo de décadas he ido acumulando un notable material, en espera de ser contado en cuanto se presente la ocasión
    Pero hoy queridos compañeros quiero limitarme a reproducir algunas de las bellas palabras que me dirigió en una de aquellas primeras citas de mi juventud y que atesoro en mi memoria...

    El Zen de ir en moto
    no se aprende...se SIENTE...

    El Zen de ir en moto
    es vivir nuestra verdad interior,
    en cada instante de nuestra ruta
    expresada en la precisa y adecuada
    acción en la conducción,
    armónica con la vibración del universo.

    El Zen de ir en moto
    es sentir que nuestra
    realidad interna vital,
    no es otra cosa sino
    la expresión aquí y ahora,
    de la existencia de un todo
    Universal, vibrátil,
    del que somos parte esencial
    e insustituible en su expresión...

    El Zen de ir en moto
    significa saber que todo aquel
    que se pretende un conductor agresivo,
    dominador, al que gusta exhibirse,
    pone a todas las cosas,
    y en especial a sí mismo, en peligro.

    El Zen de ir en moto
    es comprender que se produce
    un daño irreparable en los demás,
    si se les impele a una maniobra
    inadecuada y forzada.

    El Zen de ir en moto
    implica comprender
    que hay que actuar
    siempredentro de los límites
    de nuestra naturaleza;
    Y no más allá de ella.
    Quien intenta moldear el sendero,
    según su conveniencia
    difícilmente lo logrará;
    el Zen de ir en moto,
    consiste en sentir el camino
    y adaptarse plenamente
    a sus variaciones.
    El Zen de ir en moto
    es aceptar tácitamente
    el camino tal como es y como viene,
    esperando el tiempo adecuado,
    el momento oportuno
    para el disfrute
    y la realización de cada cosa,
    cuando alcanza su plena madurez.

    El Zen de ir en moto
    es saber que al igual que el niño
    se funde en las cosas que le rodean,
    así debemos nosotros
    acompañarlas en su fluir vital.

    El motorista que sigue el Zen,
    sabe que para alcanzar la meta,
    primero hay que entrar
    en el mundo de la “no-conducción”.
    El Zen de ir en moto,
    es comprender que la “No conducción”
    es el punto central
    en el que el SERy el CONOCER,
    se vuelven uno.

    El Zen de ir en moto
    es reconocer que el motorista perfecto
    es aquel que realiza sus viajes
    sin ningún curso de acción premeditada,
    preconcebida, y sin ningún tabú;
    simplemente decide lo que
    es correcto hacer
    en el momento preciso.

    El Zen de Ir en moto
    es saber que la tarea
    más importante del motorista,
    es coadyuvar a mantener
    el mundo en perfecto equilibrio...

    El Zen de ir en moto,
    implica entender en la propia piel
    que el destino de la Humanidad,
    es la búsqueda de su unión
    con lo Insustancial y Eterno.

    El Zen de Ir en moto
    puede sentirse como el espíritu
    del eterno Cambio cósmico...

    Bueno compañeros, espero que estas palabrejas os hayan impactado tanto como a mi.

    V'ssssssss

  2. #2
    Fisgón

    Re: Las Enseñanzas del Venerable Maestro TC.

    Bonita historia......

  3. #3
    Veterano mototrailero
    Fecha de ingreso
    21 feb, 05
    Mensajes
    3,041

    Re: Las Enseñanzas del Venerable Maestro TC.

    No sabia yo todo eso casi me da miedo decir que me gusta la moto, jejejej, me gusta la profundidad de tus palabras , la verdad es que si mas de uno leyera esto cambiaria un poco su coco y su forma de ir por la vida y las carreteras.

    Un saludote

    Honda Transalp 88´

  4. #4
    terraxaman
    Fisgón

    Re: Las Enseñanzas del Venerable Maestro TC.

    Hola nois
    Fazer como firma de sus posts nos dice: no es real todo lo que se ve. Nina remacha: un pollo no es un avión. Evidentemente, unas frases como esas tienen múltiples interpretaciones, desde las más sencillas, a algunas realmente complejas. Ignoro como llegasteis a escoger esas firmas, pero me atraparon...
    Ir en moto, cavalgar sobre la madre tierra, sentir "eso" que nadie puede explicar con palabras, ni en éste ni en ningún otro foro, pero que tu Kojankai, o tu desconocido, estáis reconociendo en éste preciso instante, como algo vuestro y muy íntimo, es también algo que tiene múltiples facetas.
    Puede ser senzillamente divertido, emocionante, un punto de aventura en nuestras vidas, etc., pero tambien puede ser mucho mas que eso...
    En éste foro, tengo la suerte de conectar, ver, aprender, admirar..., por ejemplo aquellas fotos de Jgrau en la nieve son impagables... Además como ya dije en otro post, hay un ambiente relajado, correcto, no barruero, las personas que participan somos bastante diferentes si, pero hay un nivel, no sé, no me refiero a económico, social, cultural... no, es otra cosa... No he leído ningun, os fundo a todos, que si mi moto le levanta las pegatinas a la tuya, que si no se que...
    Pues porque no convertimos éste foro, nuestras salidas, Kdd's, en algo mas?, porque no vamos a intentar que de nuestra pasión, el ir en moto, surga algo mas? que nos ayude a ser más personas, a ser mas humanos, a mejorarnos a nosotros mismos, también como jinetes, por descontado, y de paso, a tratar de mejorar todo lo que nos rodea.
    Pienso que si cuando conducimos nuestras cavalgaduras -y tu compañero Kokanjai, me entenderás mejor por eso de la Transalp, hey que es broma, eh?- intentamos sentir deliberadamente "eso", inmediatamente nos volvemos mejores conductores, mas responsables, conscientes, más...perfectos -en trminos humanos, claro!-.´..
    Lo que he escrito hasta hoy, iba en esta dirección. El zen de ir en moto, el maestro Tc, eran ficciones para eso... Tal y como va el mundo "mundial" mucho ha de cambiar el coco de muchos, incluído el mío por descontado, y "su forma de ir por la vida y las carretera".
    V'sssssssss

  5. #5
    Fisgón

    Re: Las Enseñanzas del Venerable Maestro TC.

    Efectivamente, Terraxaman, nuestras firmas -la de Nina y la mía- tienen un poso de sabiduría y profundidad que algún día explicaremos... o no. Y también tienes razón en que queríamos hacer de esta web algo diferente a lo que es normal hoy por hoy en las webs moteras, que en algunos casos o están llenas de "cepillos enjabonados" o de "envidias bizantinas".

    Por cierto, en el foro general explico como colgar las fotos, es más fácil hacerlo que leerlo.

  6. #6
    terraxaman
    Fisgón

    Re: Las Enseñanzas del Venerable Maestro TC.

    Hola nois:

    En fín Fazer-Nina, esperaremos a que llegue el momento, o no... de momento aquí queda constancia de mi agradecimiento por ofrecernos éste espacio...
    Lo de las fotos lo seguiré intentando -aún no lo he conseguido-, algunas seguro que os gustarán...
    V'sssssssss.

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •